viernes, 9 de octubre de 2015

Como encontrar un lenguaje comun con el hijo adulto



Cada madre ama a su hijo y le desea sólo el bien y la felicidad. Y no puede ser de otra manera, ya que la madre y el niño al nacer están psicológicamente vinculados. Pero el tiempo pasa y el niño crece, entonces hay una necesidad de independencia y  de defender sus propias opiniones. Muy a menudo, los padres no pueden encontrar una sintonía en común con sus hijos adultos. Por lo tanto, se requiere de mucho esfuerzo.






Instrucciones
El primer paso es cambiar de táctica y dejar de tratar a tu hijo como un niño o como que nunca creció.

 Nunca, bajo ninguna circunstancia, deje de tratar a  su hijo como un adulto. De lo contrario, esto no hará más que agravar la situación.
 Es injusto mantener una posición dominada en relación con su hijo. Él también tiene una edad suficientemente grande y una vida capaz de vivir de forma independiente, justo a la manera que crea conveniente. Por lo tanto, un entendimiento con el hijo mayor de edad será posible sólo cuando el padre sea su amigo y la relación fuese de igual a igual.

No se olvide del respeto. 
Al crecer el hijo tiene todo el derecho a tomar sus propias decisiones, aunque su madre y padre no estén de acuerdo con tales juicios. Fuere lo que fuere, no deja de ser su opinión y debe ser tomada. Lo mejor que pueden hacer los padres, es dar un buen consejo al expresar sus opiniones al escucharlo y dejar actuar a sus hijos por su cuenta, quienes serán los que deban decidir.

Abandonar el egoísmo.
Es aconsejable abandonar el egoísmo, ya que a menudo dificulta la construcción de relaciones. Los padres no sólo deben actuar en sus propios intereses, a pensar sólo en sí mismos. También deben tener en cuenta los intereses de su hijo. Póngase en el lugar de su hijo para poder comprender lo que siente, Entonces, así notará que muchas cosas se pueden entender de él.

Hable más con su hijo: Interese en sus problemas.
Muchos jóvenes son capaces de percibir con facilidad las palabras de hostilidad de sus padres. Por lo tanto, para que esto no suceda, es importante tratar de hablar más con el hijo adulto e interesarse en su vida pública y privada, para resolver sus problemas. Si sigue con esta actitud, muchos conflictos y malentendidos podrán evitarse y logrará el acercamiento que buscamos en cada hijo.
Los padres deben ser sabios y sensibles, capaces de entender y dar una mano a su hijo cuando es realmente necesario. No es fácil ser un adulto.