martes, 8 de septiembre de 2015

La importancia de ser feliz con lo que te rodea siendo tú y no nosotros.



     Desde una melodía, pasando por un peluche o prendas de vestir, hasta momentos o paisajes, es importante que los seres humanos aprendamos a ser felices porque nos lo merecemos y sabemos apreciar la belleza de nuestro mundo y no porque en pareja contemplamos esta belleza. Un amanecer tiene que ser bello para ti porque lo disfrutas y no porque estás en pareja.

     Esto no va en contra de los bellos recuerdos que todos guardamos, va dirigido exclusivamente a saber apreciar nuestro valor y el de la naturaleza, como seres humanos por encima del apego emocional por otro ser, apego que puede privarnos luego del disfrute de nuestro mundo por una situación de dependencia similar al adicto, que con alcohol  canta y disfruta del karaoke pero solo cuando toma unas cervezas, del resto le incomoda cantar, porque así acostumbró a su cuerpo y emociones.



     Una cosa es amar a una persona y otra llegar a ser adicto a esa persona al límite de programar nuestro disfrute del mundo y condicionarlo a la presencia o compañía de esa persona.

     La mayoría de las crisis post-ruptura se debe a que uno de los dos terminó cometiendo este error y no logra sobreponerse porque la melodía que siempre le gustó la transformó en “nuestra melodía” y la montaña que hay un lado del parque y que siempre le gustó mirar en las tardes, terminó transformada en “nuestro paisaje”. De ese modo, un elemento de su felicidad terminó condicionado a la presencia de otra persona. De ese modo hizo de su felicidad un cofre que solo se abre con dos llaves. Error fatal.

     Recomendaciones:

-          Acostúmbrate a leer diariamente un libro que te guste; por las noches, al ir al baño, en el bus o en el parque, regálate un momento para ello, es de lo más reconfortante que puedes hacer y siempre estarás tú y no es difícil que esté un libro que te guste. Asegura momentos felices para ti.
-          Disfruta de un paisaje que te gusta escuchando una de tus canciones preferidas, tu mente vinculará ambas cosas y ese paisaje, con esa música, siempre serán para tu alegría, para tu felicidad, pase lo que pase.

-          Aprende un instrumento, preferiblemente a nivel solista. Luego puedes ensamblar con algún grupo si es de tu gusto. Practicar guitarra, piano, violín, te regala bellos momentos de estudio y disfrute mientras te escuchas, eso nadie nunca te lo podrá quitar como parte de tu felicidad presente y futura.

Si quieres ingresa aqui para ver mas articulos de superacion personal